SPOTLIGHT: INFFs and COVID-19
DESTACADO: INFFs y COVID-19

31 Agosto 2020

Financiamiento de los ODS: una nueva ola de estrategias de financiamiento en los países en desarrollo puede dar forma a nuestro mañana


El Fondo Conjunto ODS aprobó financiamiento para 62 países en desarrollo para apoyar la implementación de INFF. Los gobiernos unirán fuerzas con la sociedad civil y otras partes interesadas para definir estrategias de financiamiento para alcanzar los ODS y enfrentar la emergencia sanitaria y socioeconómica provocada por la pandemia COVID-19.

Más información Menos info

El Fondo Conjunto ODS aprobó financiamiento para 62 países en desarrollo para apoyar la implementación de INFF. Los gobiernos unirán fuerzas con la sociedad civil y otras partes interesadas para definir estrategias de financiamiento para alcanzar los ODS y enfrentar la emergencia sanitaria y socioeconómica provocada por la pandemia COVID-19.


Autor

Massimiliano Riva
Asesor de inversiones, Fondo Conjunto de las Naciones Unidas para los Objetivos de Desarrollo Sostenible


Bloque de construcción

Fase de comienzo

Evaluación y diagnóstico

Estrategia de financiamiento

Seguimiento y revisión

Gobernanza y coordinación


Useful Links


Etiquetas

#COVID-19 #DFA #INFF #ODS #Estrategia de Financiamiento #AddisAgenda

Desde la llegada del COVID-19 en enero de 2020, las expresiones de alarma han convivido con el optimismo de manera única entre líderes políticos, expertos y ciudadanos. Si bien el mundo se ha adaptado a normas sociales desagradables y ha sufrido crisis económicas y laborales repentinas, han surgido nuevos llamamientos a la solidaridad y la sostenibilidad. Con una gran parte de la producción mundial bajo bloqueo total o parcial durante meses, un gran número de personas corre el riesgo de volver a caer en la pobreza: el Banco Mundial estima que entre 70 y 100 millones de personas entrarán en la pobreza extrema; Asimismo, se prevé que la desigualdad vaya en aumento. Por estas razones, COVID-19 tendrá un efecto negativo importante en la velocidad y la probabilidad de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030.

La respuesta de los gobiernos al COVID-19 ha sido notable, con frecuentes comparaciones con el Plan Marshall y referencias a lemas como " el Gran Reinicio " . La crisis reafirmó enérgicamente el papel de liderazgo del Estado en la economía y en la colaboración eficaz entre los sectores público y privado. En mayo de 2020 ya se declararon paquetes financieros que superan los 9 billones de dólares. Sin embargo, el llamado a la solidaridad apenas ha traspasado fronteras geográficas. Los planes de recuperación siguen siendo en gran parte nacionales, mientras que las previsiones sobre la asistencia oficial para el desarrollo siguen siendo sombrías.

Si bien una emergencia de salud requiere una acción inmediata, no se deben olvidar los hitos a largo plazo para el logro de los ODS; los ODS deberían ser la brújula de lo que se planea a continuación. A pesar de que, como resultado, el mundo sin duda atravesará tiempos difíciles por delante, los marcos de financiación de los ODS son parte de la solución. El Fondo Conjunto ODS de la ONU está para ayudar a los países a cumplir su promesa de 2030. A fines de marzo de 2020, el Fondo había recibido 258 propuestas para apoyar las intervenciones de financiamiento de los ODS en más de 100 países en respuesta a la primera Convocatoria del Fondo para el financiamiento de los ODS. Las propuestas aprobadas recibirán financiamiento para crear un entorno propicio para el financiamiento de los ODS a nivel nacional (Componente 1) y para catalizar inversiones estratégicas que movilicen financiamiento a escala (Componente 2).

Somos optimistas: en junio de 2020, el Fondo aprobó la financiación de 62 programas conjuntos de las Naciones Unidas en el marco del Componente 1, lo que representa una financiación total de 80 millones de dólares estadounidenses, incluida la cofinanciación de agencias de la ONU y gobiernos. Una revisión preliminar de la cartera sugiere que las contribuciones a largo plazo a los ODS están en línea con lo que exige la respuesta del COVID-19 (ver los pilares 3, 4, 5, 6 y 8 del marco de la ONU para la respuesta socioeconómica inmediata COVID-19 ). La forma en que se formen los planes de recuperación definirá si podemos construir un mundo más justo y sostenible. A medida que se gastan y combinan mayores volúmenes de recursos públicos y privados, se deben implementar mecanismos participativos que midan el impacto de los ODS.

Figura 1: Distribución geográfica de los programas conjuntos, Fuente: Fondo Conjunto de las Naciones Unidas para los ODS

La mayoría de los programas conjuntos 62 establecerá integrado marco nacional de financiamiento s (INFFs); mientras que otros se centran en componentes y estrategias más específicos para canalizar nuevas inversiones hacia los ODS. Estos programas incluyen en su marco de resultados metas específicas de los ODS, y la siguiente figura resume las metas más referenciadas. Temáticamente, el apoyo a los grupos vulnerables (niños, jóvenes, mujeres) y el cambio climático ocupa un lugar destacado.

Figura 2: ODS vinculados a programas conjuntos, Fuente: Fondo Conjunto de las Naciones Unidas para los ODS

Los programas conjuntos atenderán la nueva generación de estrategias de financiación para los ODS. Esta convocatoria de propuestas, es probablemente la iniciativa sistémica más grande de la ONU centrada en resolver el desafío de financiar adecuadamente los ODS, fue posible gracias a las contribuciones de 12 socios para el desarrollo (Suecia, la Unión Europea, Países Bajos, Noruega, Suiza, España , Alemania, Dinamarca, Irlanda, Luxemburgo, Portugal y Mónaco). La financiación del Componente 1 llegará principalmente a África (41%), seguida de Asia-Pacífico (21%), América Latina y el Caribe (19%), Europa y Asia Central (16%) y Oriente Medio ( 3 por ciento); El 40% de los recursos se invierte en los países menos adelantados; Se implementan 10 programas conjuntos en pequeños estados insulares en desarrollo. Estas intervenciones reflejan una respuesta sistémica de la ONU por primera vez para acelerar el logro de los ODS y también cumplirán con la agenda de seis puntos del Secretario General de la ONU para movilizar recursos en respuesta al COVID-19.

El Fondo Conjunto ODS espera apoyar un sistema de las Naciones Unidas coherente y cohesionado. La programación del Componente 1 ayudará a los países a "hacer más y mejor con menos" en el nuevo mundo post-COVID. La programación del componente 2 acelerará las soluciones de financiamiento para la recuperación económica que sean inclusivas y se centren en los grupos vulnerables para hacer que las sociedades y las economías sean más resilientes y sostenibles.

Para obtener más información sobre los programas conjuntos, visite el micrositio exclusivo del Fondo .