SPOTLIGHT: INFFs and COVID-19
DESTACADO: INFFs y COVID-19

14 Octubre 2020

En medio de los desafíos de COVID-19, los INFF son una herramienta valiosa para alinear respuestas rápidas con objetivos a largo plazo


Mientras la comunidad internacional se moviliza para apoyar a los países en desarrollo en el financiamiento de las respuestas a la pandemia de COVID-19, los INFF pueden servir como un marco útil para alinear los paquetes de estímulo fiscal y el alivio del servicio de la deuda con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Más información Menos info

Mientras la comunidad internacional se moviliza para apoyar a los países en desarrollo en el financiamiento de las respuestas a la pandemia de COVID-19, los INFF pueden servir como un marco útil para alinear los paquetes de estímulo fiscal y el alivio del servicio de la deuda con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).


Autor

Navid hanif
DIRECTOR OFICINA DE FINANCIAMIENTO PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE, ONU DESA

Marcos Neto
DIRECTOR HUB DEL SECTOR FINANCIERO, PNUD

Felix Fernandez-Shaw
DIRECTOR DE POLÍTICA DE COOPERACIÓN Y DESARROLLO INTERNACIONAL, DG DEVCO, COMISIÓN EUROPEA


Región

África Asia

Europa

Oceanía

Las Americas


Bloque de construcción

Fase de comienzo

Evaluación y diagnóstico

Estrategia de financiamiento

Seguimiento y revisión

Gobernanza y coordinación


Useful Links


Etiquetas

#COVID-19 #SDGs #2030Agenda #DebtExposure #MovilizaciónFinanzas #SDGPlanning

La pandemia de COVID-19 y la posterior crisis económica han afectado duramente a la mayoría de los países del mundo. Para contrarrestar los efectos de la crisis en la salud y los medios de vida, los gobiernos están implementando políticas excepcionales, que requieren volúmenes sin precedentes de recursos financieros. El costo de estas medidas socioeconómicas, combinado con la fuerte caída de los ingresos públicos, las salidas de capital y el comercio, ejerce una enorme presión sobre las finanzas públicas y socava la sostenibilidad de la deuda en muchos países.

La comunidad internacional se moviliza para apoyar las necesidades urgentes de los países durante el COVID-19

Las Naciones Unidas (ONU) y sus agencias, las instituciones financieras internacionales (IFI) junto con otros socios para el desarrollo han implementado iniciativas de intervención rápida para abordar las necesidades urgentes de los países. En particular, en línea con su amplia gama de áreas políticas, la ONU tiene como objetivo facilitar un esfuerzo coordinado, a través de su Marco de la ONU para la Respuesta Socioeconómica Inmediata al COVID-19 , para abordar los desafíos en tres áreas diferentes: salud global, coordinado por la OMS, ayuda humanitaria de emergencia con la OCHA y respuesta y recuperación social y económica coordinada por el PNUD.

El Fondo Monetario Internacional (FMI ) está proporcionando asistencia financiera rápida y alivio del servicio de la deuda a sus países miembros a una escala sin precedentes. Más de 100 países han solicitado asistencia y más de 70 ya han sido aprobadas en el marco de la Facilidad de Crédito Rápido, que puede satisfacer las demandas de financiamiento para fondos de emergencia de hasta USD 100 mil millones en todo el mundo. Alrededor de 30 países también han solicitado acceder al Fideicomiso de Contención y Alivio de Catástrofes, que cancela los pagos de la deuda de los préstamos del FMI para los países más pobres durante un período de seis meses. Se han implementado otros instrumentos de financiamiento, lo que eleva el volumen total estimado de préstamos disponibles para la emergencia de COVID-19 a aproximadamente 1 billón de dólares.

En abril de 2020, el Banco Mundial implementó préstamos por vía rápida para que los países reconstruyeran su sistema económico después de la crisis económica y de salud tras el brote de COVID-19.

El G20 ha establecido la Iniciativa de suspensión del servicio de la deuda (DSSI), que suspende los pagos del servicio de la deuda de la deuda bilateral de 73 países de bajos ingresos y menos adelantados hasta finales de 2020. Hasta julio, ha liberado temporalmente alrededor de USD 5 mil millones para el Respuesta COVID-19.

A nivel bilateral, la Unión Europea (UE) lanzó su iniciativa "Equipo Europa" en junio de 2020. La iniciativa se centra en apoyar las respuestas de emergencia a la crisis sanitaria inmediata; fortalecer los sistemas de salud, agua y saneamiento y las capacidades de investigación para hacer frente a la pandemia; y aborda las consecuencias sociales y económicas inmediatas de la pandemia . Hasta ahora, la iniciativa ha movilizado más de 36 000 millones de euros para apoyar a países de todo el mundo.

Los INFF son una herramienta importante para dar forma a la respuesta al COVID-19

Si bien la intervención de emergencia es primordial para todos los gobiernos a muy corto plazo, sigue siendo esencial alinear estas respuestas de emergencia con las prioridades a mediano y largo plazo. Los paquetes de estímulo fiscal a gran escala tienen más que un impacto macroeconómico: pueden colocar a las economías en nuevas vías de crecimiento y desarrollo.

Los INFF pueden ser una herramienta importante para dar forma a la respuesta inmediata y mantener el progreso en los objetivos a largo plazo de la Agenda 2030 y el Acuerdo de París, que abordan precisamente las fallas que están siendo expuestas por la pandemia de COVID-19. De hecho, COVID-19 ha destacado cómo las demoras en la implementación de los ODS (y la falta de enfoques integrados para el desarrollo y la financiación sostenibles) pueden hacer que los países y ciertos grupos de población sean vulnerables a las crisis. Esta pandemia podría, por tanto, ser una oportunidad para retomar una trayectoria más sostenible guiada por la Agenda 2030, con recursos financieros y no financieros alineados a través de iniciativas INFF.

En la fase de emergencia, ciertos elementos de los INFF podrían ayudar a los responsables de la formulación de políticas en su respuesta. Como parte del trabajo de la fase inicial y del alcance de INFF, la comunidad internacional podría ayudar a los gobiernos a:

  • Realizar una evaluación rápida de cómo los flujos de financiamiento están siendo impactados por la pandemia, contribuyendo a las evaluaciones de impacto socioeconómico y planes de respuesta;
  • Analizar las opciones de financiación, en particular el apoyo internacional, para permitir que el gobierno y el sector privado accedan a liquidez y financiación;
  • Utilizar los mecanismos de coordinación de INFF, si ya están establecidos, para reunir a los actores de financiamiento públicos y privados en torno a la respuesta COVID-19;
  • Fortalecer la transparencia y la rendición de cuentas para financiar la respuesta y fortalecer la confianza pública; y
  • Crear sinergias entre los diferentes esfuerzos internacionales de respuesta al COVID-19 a nivel de país, incluida la implementación del Marco de las Naciones Unidas para la Respuesta Socioeconómica Inmediata al COVID-19 y el paquete de apoyo del “Equipo Europa”.

Los INFF pueden desempeñar un papel clave en la mejora de la planificación de los ODS a mediano plazo a medida que los países revisan sus objetivos y estrategias a la luz de una nueva línea de base. Con el espíritu de "reconstruir mejor", los INFF pueden tener en cuenta el impacto de la pandemia, mediante: (i) evaluar y trazar un mapa de las consecuencias de los riesgos externos; (ii) conciliar necesidades y costos de financiamiento al tiempo que pondera la sustentabilidad de la deuda del país; (iii) definir estrategias y políticas de financiamiento que aumenten la resiliencia y mitiguen los riesgos; (iv) mejorar el seguimiento y la supervisión de los flujos de financiamiento para evaluar mejor su efectividad y (re) orientar los recursos donde sea necesario; (v) fortalecer la coordinación dentro del gobierno y entre los sectores público y privado; y (vi) facilitar alianzas entre actores públicos y privados para movilizar todos los recursos financieros para los ODS.

El PNUD, ONU-DAES y la UE, junto con otras instituciones clave, como el FMI, han intensificado sus acciones y cooperación para avanzar en la implementación de los INFF. Estos esfuerzos han dado como resultado el apoyo a 16 países pioneros en el diseño de INFF, la aprobación del financiamiento para 62 gobiernos e instituciones asociadas por parte del Fondo Conjunto ODS y la finalización de la metodología y enmiendas del INFF a la luz de las emergencias y las limitaciones financieras causadas. por la pandemia de COVID-19.